Significado de Adverbio

¿Qué es un Adverbio?

Los adverbios son un tipo de palabra invariable, que pueden tener varias funciones sintácticas: actúan como núcleo en un sintagma adverbial, pueden actuar como cuantificadores, grados o complementos de los adjetivos, pueden ser complementos circunstanciales de un verbo, o bien cuantificadores de otro adverbio. También hay algunos casos de adverbios que pueden funcionar en ocasiones como predicado dirigido hacia un sujeto, si está junto a una cópula verbal.

Los adverbios presentan dos características básicas: actúan como modificadores de otras palabras y son invariables porque no poseen género ni número. 

Clasificación y Tipos de Adverbios

Existe una gran variedad de adverbios, los cuales se clasifican según el tipo de modificación que ejercen sobre la palabra que acompañan. La gramática de la lengua española clasifica a los adverbios según cuatro criterios.

(Clasificación de adverbios.)

(Clasificación y ejemplos de adverbios.)

En primer lugar, según su significado, teniendo en cuenta el concepto que expresa el adverbio. Así, podemos encontrar a los adverbios de tiempo (entonces, nunca, ayer, hoy, luego, ayer), los adverbios de lugar (aquí, abajo, arriba, cerca, lejos, donde, allí), los adverbios de modo (bien, mal, despacio, rápido, solo), los adverbios de cantidad o grado (mucho, poco, demasiado, menos, más), los adverbios de afirmación (sí, claro, cierto, obvio), los adverbios de negación (no, jamás, nunca) y los adverbios de duda (quizá, tal vez, a lo mejor, probablemente).

En segundo lugar, se pueden clasificar los adverbios según su estructura morfológica, teniendo en cuenta su composición de forma. Aquí se encuentran los adverbios simples (bien, lejos, acaso, aquí, luego) y los adverbios derivados, que como su nombre lo indica provienen de otra palabra (rápidamente, presurosamente, debajo, detrás).

En tercer lugar, los adverbios se pueden clasificar según su incidencia sintáctica, es decir, teniendo en cuenta las relaciones y significados que pueden adoptar en cada oración. Aquí encontramos los adverbios argumentales, que se hayan comprendidos en el predicado de la oración (“coloca el libro ahí”), los adverbios modificadores de adjetivos (“harto lejos”, “demasiado cerca”), los adverbios adjuntos o circunstanciales, los cuales modifican a un verbo, a un adjetivo o a otro adverbio (“hablar bien”, “muy bajo”), y los adverbios oracionales, que tiene la propiedad de modificar de forma general todo el enunciado, según lo que el hablante juzgue en la oración (legalmente, sencillamente).

Por último, tenemos los adverbios según su naturaleza gramatical. Aquí tenemos dos grandes grupos diferentes. Por un lado los adverbios léxicos, que constituyen una clase abierta ya que pueden generarse nuevos adverbios (adrede, deprisa, regular y todo los terminados en – mente), y por el otro los adverbios gramaticales, que son una clase cerrada y se dividen a su vez en varios tipos: adverbios demostrativos (aquí, así, ahora), adverbios relativos (cuanto, como, donde), adverbios identificativos (antes, debajo, encima, después), adverbios cuantificativos indefinidos (algo, demasiado, poco, suficiente) y adverbios interrogativos/ exclamativos (cuándo, cómo, dónde).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>