Significado de Carpe Diem

¿Qué significa “carpe diem“?

La locución latina carpe diem es bastante difícil de traducir de manera literal. ‘Carpo’ en latín significa arrancar, deshilar, recorrer, aprovechar o completar; en tanto que ‘diem’ significa día, pero algunos le dan una traducción general como tiempo.

Tal vez la expresión más adecuada para explicar su significado sea aprovecha el díao, mejor aún, ‘goza a bocados del momento’.

Origen e Historia del uso de carpe diem

Aunque surgida en la época de los epicúreos, esta expresión adquirió particular importancia durante el Renacimiento, pues fue hacia esa época en que tuvieron especial auge las ideas de Horacio, con la cuestión renovadora de la plenitud del momento en la vida de las personas, en una época en la que la vida era considerada casi unánimemente como un pasaje obligado y sufrido hacia la verdadera plenitud, que se encontraría solo luego de la muerte.

De este modo, esta frase se transformó en un símbolo de la revalorización de la parte terrenal de la vida y su belleza enmarcada en la brevedad, por sobre las concepciones que poco separaban la vida de la muerte. Se trató en sus comienzos, por medio del arte, de una expresión que revelaba toda una forma de ver el mundo y con ello la vida humana. Esta idea nos recuerda la fugacidad de la vida y la importancia de gozar al máximo los momentos presentes, ya que la vejez es algo inexorable y la muerte el final de todos los seres vivos.

Esta expresión se hizo especialmente conocida en el año 1989 con la película La sociedad de los poetas muertos, en la que un profesor de literatura (encarnado por el actor Robin Williams) rompe con la tradición disciplinaria del colegio donde enseña e intenta motivar a sus alumnos con esta nueva idea. Maravilló mucho a los espectadores el cambio que se producía durante la película en los jóvenes estudiantes al incorporar esta nueva idea, comenzando cada uno a su modo a disfrutar del momento y lanzarse a tareas placenteras que jamás hubieran realizado sin la influencia de ese profesor.

Carpe diem en la actualidad

En la actualidad, existe una visión racional de la vida, y se suele pensar que las personas gastan la mayor parte de su tiempo trabajando y cumpliendo obligaciones, persiguiendo en la mayoría de los casos metas efímeras, y eso las acerca a la finitud de la vida. Aquellos que proponen una filosofía del mundo sobre la base del carpe diem lo hacen desde otra perspectiva, con la iniciativa de aprovechar cada momento de la vida para el placer humano más que para metas hacia el futuro o para objetivos propios o ajenos.

(Vive el Hoy. Carpe diem.)

(Vive el Hoy. Carpe diem.)

La mayoría de las culturas de hoy tienen algún dicho que reemplaza en su significado al carpe diem. En el caso de Latinoamérica se utiliza la expresión vive cada día como si fuera el último. Y eso no se trata en modo alguno de despedirse constantemente de los seres queridos, ni de maltratar la salud o desinteresarse de lo que le pueda ocurrir a los demás, sino de no olvidarse de la sensación de gratificación momentánea más allá del futuro.

Remite a darse la oportunidad de escapar de la rutina por un momento y dedicarse a aprovechar el día. Vale preguntarse, de todos modos, si el día no se aprovecha también mientras se batalla en pos de un proyecto, de una idea, de un futuro. Seguramente nadie querría pasarse la vida entera ‘disfrutando el día’, sin tener ni objetivos, ni razones, ni pasiones que trasciendan el momento. Es en esta disyuntiva entre el disfrute a corto plazo y la gratificación de sentir que tenemos un sentido más allá de nuestra propia existencia que se va dando la vida de las personas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>