Significado de ecléctico

La palabra ecléctico es un adjetivo que describe una tendencia a extraer las mejores ideas de distintos contextos y combinarlas para formar algo único. 

Etimológicamente, ecléctico proviene del griego eklektikos, que significa “el que elige“, pero ya en sus orígenes adquirió el significado que tiene el día de hoy: una forma de pensar, de vivir, de actuar, en la cual se está buscando constantemente unir ideas muy diferentes, transformándolas para lograr un resultado novedoso y original.

Así a una persona ecléctica no le agrada el hecho de ser como las demás personas, sino que selecciona para su vida elementos específicos, aún cuando esta mezcla no sea demasiado normal.

A pesar de que esto puede ser visto como algo positivo, en ciertos aspectos puede resultar algo negativo si se habla de conceptos que, en muchos de los casos, son muy diferentes.

Esto se ve claramente en algunos campos como la política o la ideología, ya que al tomar distintas ideas, éstas pueden llegar a ser contradictorias, lo cual podría resultar en elecciones sin sentido.

También puede apreciarse en el estilo personal o la forma de vestirse, debido a que si se seleccionan elementos de estilos contrapuestos, tal vez no sea bien visto.

El eclecticismo: una perspectiva histórica

El término ecléctico encuentra su origen en el eclecticismo, una corriente filosófica surgida en la Antigua Grecia en el siglo II a.C., que se caracterizaba por tomar conceptos o puntos de vista compatibles de las diferentes escuelas y mezclarlos para formar una síntesis propia y coherente.

Estos conceptos, si bien podían provenir de corrientes de pensamiento muy distintas y contradictorias, eran conciliados sin prejuicios, teniendo en cuenta que podían ser interesantes y que no tenían por qué ser excluyentes entre sí.

No se tomaban pensamientos extremos, sino más bien se buscaba un término medio, una armonía entre los mismos. Así se podría decir que el eclecticismo establecía conexiones entre ideas ya existentes para formar algo completamente innovador a partir de ellas.

El principal representante del eclecticismo fue el jurista, político, escritor y filósofo Marco Tulio Cicerón, que tomó diversas teorías y corrientes de pensamiento y, combinando sus conceptos más importantes, logró una conciliación de las mismas, a pesar de las contradicciones que podían presentarse en un principio.

Pudo mezclar con éxito, por ejemplo, teorías del escepticismo, del estoicismo y de los peripatéticos.

El eclecticismo en la medicina

En el campo de la medicina el término ecléctico también tuvo una gran importancia. Durante el siglo I a.C. la medicina hipocrática griega estuvo dividida en tendencias de prácticas opuestas, así como en posturas metodológicas para detectar y estudiar patologías también opuestas.

La medicina romana había heredado estas características de la medicina griega. En este contexto, en el siglo II a.C. surgió la figura de Galeno, un médico griego de origen oriental que participó en la medicina romana.

Galeno hablaba de una escuela ecléctica en medicina, que combinaba los logros de las distintas tendencias previas y que elegía lo más funcional de cada una de ellas.

Es probable que Galeno sea el principal exponente de la tendencia ecléctica. Fue quien utilizó por primera vez el término ecléctico con el significado que tiene actualmente.

El eclecticismo en el arte

En lo que al arte respecta, el eclecticismo es un estilo compuesto que combina aspectos de diversas técnicas y fuentes. Debido a esto nunca fue considerado como un estilo particular. Se caracteriza por tomar gran variedad de influencias (principalmente elementos de estilos históricos, ya sean de artes decorativas o gráficas, pintura o arquitectura) y combinarlas en una sola obra de arte.

Eclecticismo

(Eclecticismo)

El primero en usar el término ecléctico fue el historiador del arte alemán Johann Joachim Winckelmann para describir el arte del Caracci, una familia de artistas italianos que incorporaron en sus pinturas elementos del Renacimiento y las artes clásicas.

Más tarde, en el siglo XVII, el director de la Real Academia de Arte de Londres, Sir Joshua Reynolds, defensor del eclecticismo, publicó un discurso en el cual sostenía que el pintor podía usar y combinar las técnicas y materiales de la antigüedad que más le agraden.

También en arquitectura, durante la segunda mitad del siglo XIX, surgieron muchos estilos que se fueron combinando sin que ninguno destacara individualmente, marcando otra etapa de eclecticismo en el arte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>