Significado de Eficiencia

¿Qué es la “eficiencia“?

La eficiencia (del latín efficientia) refiere a la habilidad, capacidad o posibilidad de alcanzar un objetivo o lograr un fin utilizando la menor cantidad de recursos disponibles. Un comportamiento eficiente es aquel que plantea una estrategia racional y coherente que permite maximizar y optimizar el tiempo, los recursos y las decisiones.

Formas de eficiencia

El concepto de eficiencia se puede aplicar a diversos ámbitos, según cuáles sean los fenómenos a los que se refiera.

En la economía, la eficiencia productiva de una empresa o de un país será mayor cuando se pueden producir una mayor cantidad de bienes y servicios (o bien, bienes y servicios de mayor calidad o mayor valor agregado) recurriendo a una menor cantidad de horas de trabajo, materias primas, inversión, etc. El incremento de la eficiencia de una empresa es uno de los factores que la vuelven más competitivas en relación a otras empresas.

En la estadística, la eficiencia consiste en una medición que permite estimar la varianza de una muestra de casos. En la física, se considera que los procesos o dispositivos tienen un determinado rendimiento (o eficiencia) según cual sea la relación entre la energía invertida en el proceso en cuestión y la energía útil.

En medicina, la eficiencia puede referir a la situación donde se logra cumplir con un objetivo sanitario (impedir una epidemia, mejorar las condiciones de higiene, inmunizar a una población determinada) en un período breve de tiempo y sin sufrir obstáculos importantes.

Un ámbito donde se le da mucha importancia a la eficiencia de los procesos es la ingeniería, donde una máquina o dispositivo eficiente es aquella que es capaz de realizar la tarea en cuestión utilizando la menor cantidad de energía posible, minimizando la tensión sobre la estructura y maximizando el aprovechamiento del espacio (por ejemplo, cuando se diseña y construye un puente o una grúa).

Eficiencia y Eficacia

(Comparación de eficiencia y eficacia.)

(Comparación de eficiencia y eficacia.)

Muchas veces se suele confundir la eficiencia con otro concepto: la eficacia. Mientras que la eficiencia implica la relación que se da entre los recursos y medios disponibles por un lado, y los logros y fines obtenidos por el otro, la eficacia refiere solamente al nivel o grado en que se ha logrado alcanzar los objetivos propuestos. Se puede dar el caso de ser eficiente y no ser eficaz, o bien el caso contrario de ser eficaz y no ser eficiente.

Por ejemplo, si una empresa constructora se propone la construcción de un edificio, tarea para la cual cuenta con el plazo de un mes y una cantidad limitada de recursos y materiales, pueden darse cuatro posibilidades: 1) que la empresa sea eficaz (logró construir el edificio en un mes) y a la vez eficiente (utilizó menos recursos de lo esperado), 2) que la empresa sea eficaz (logró el objetivo) pero no eficiente (utilizó incluso más recursos y materiales de lo esperado), 3) que la empresa sea eficiente (ahorró en la utilización de materiales) pero no sea eficaz (tardó más de un mes en terminar la construcción), 4) que no sea ni eficaz ni eficiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>