Significado de ególatra

Se dice que una persona es ególatra cuando vemos en ella un exceso de egolatría. La palabra egolatría deriva del griego “ego”, que significa “yo”. De esto se derivaron muchas palabras que usamos en el lengua española, tales como egoísmo, egocéntrico, etc.

Por otra parte, “latría” es otro vocablo griego que significa “adoración o culto a algo, preferentemente a determinados objetos religiosos”. Algunos ejemplos de la aplicación de este término es idolatría, que etimológicamente significa adoración de los ídolos.

Las personas ególatras

De esto se deduce que la egolatría y por ende, una persona ególatra, es aquella que demuestra una excesiva valoración por sí misma, un admiración en demasía por sus propias capacidades, creyendo que todos los hechos que ocurren giran en torno a ellas.

Una persona ególatra suele creerse superior a todos los que la rodean, pudiendo tener actitudes despectivas o de maltrato hacia los mismos. Esta característica puede tornarse una complicación muy grave a la hora de establecer relaciones interpersonales.

La egolatría en el ámbito laboral y personal

En cuanto al ámbito laboral, se destacan por ser personas muy competitivas, deseando un constante progreso y frustrándose fácilmente si no lo consiguen.

Por otra parte, esto hace que la convivencia con sus compañeros de trabajo se vuelva un tanto dificultosa, ya que rara vez reconocen características positivas en otros, mientras que todo el tiempo resaltan sus propias virtudes. Pueden llegar a ser arrogantes y prepotentes.

En cuanto al ámbito personal y de pareja, encontramos complicaciones similares. Las personas ególatras suelen enfocar toda la atención de la pareja en ellas mismas, llegando a ser descuidadas sobre las necesidades existentes en la misma.

Esto conlleva a que dentro del ámbito amoroso necesiten de otra persona que los idolatre y reconozca sus características que, a sus ojos, se presentan como únicas.

El ególatra para la psicología

El término egolatría tiene muchas similitudes con el concepto psicológico, más específicamente psicoanalítico, de narcisismo. El nombre narcisismo hace referencia al mito de Narciso, aquel joven que de tan impactante belleza, se enamora de sí mismo al ver su reflejo en el río, para finalmente sumergirse y ahogarse en él.

Muchos especialistas afirman que la elogatría en pequeñas dosis puede servir para afianzar el camino adulto y predisponerse mejor a afrontar nuevas etapas.

Sin embargo, esto se vuelve más problemático cuando la egolatría se torna patológica.

Ególatra

(Ególatra)

A diferencia de lo que generalmente se cree, la persona narcisista y ególatra tiene esta patología por una profunda inseguridad, que por cuestiones psicológicas se invierte, generando un profundo amor hacia sí misma, como contracara a la aceptación por parte del otro.

Esto es muy notorio, debido a que una persona ególatra no sólo se ama a sí misma, sino que no se basta, necesita de otra persona que la reconozca como superior o distinta a todos los que lo rodean.

Egolatría y egocentrismo

Existen algunas diferencias entre los dos términos, aunque el comportamiento de las personas que poseen estas características es muy similar.

Una persona egocéntrica no sólo tiene una desdibujada imagen de sí misma, sino que también necesita ser constantemente el centro de atención en cualquier situación que se encuentre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>