Significado de Halloween

¿Cuándo es Halloween?

A medida que se aproxima el 31 de octubre solemos ver las vidrieras de los comercios decoradas con calabazas, escobas, sombreros de bruja y trajes negros con calaveras blancas.  Sabemos entonces que falta poco para el día de Halloween o Noche de Brujas. Pero, ¿cuál es el origen y el significado de esta celebración?

(Calabazas iluminadas en Halloween.)

(Calabazas iluminadas en Halloween.)

Origen e Historia de Halloween

Empecemos por saber de dónde proviene el término. La palabra Halloween surge por la transformación de la expresión  “All Hallows’ Eve”, que en inglés significa “Víspera de Todos los Santos”.  Se considera que esta celebración  nació en la festividad celta de Samhain, la cual marcaba  el final de la temporada de cosechas. Los antiguos celtas creían que durante la noche del comienzo del nuevo año, los espíritus de los muertos vagaban por la faz de la tierra porque la puerta que separaba el mundo de los vivos del de los muertos se abría, y los espíritus de los difuntos marchaban en procesión hacia los pueblos en los que habían vivido.

Los espíritus entonces visitaban las casas de sus familiares, y para que esos espíritus no se molestaran con los vivos, los aldeanos tenían que dejar una vela en la ventana de su casa por cada difunto que hubiese en la familia. Si este ritual era cumplido, el espíritu del difunto no se molestaba con sus familiares, pero si eso no se cumplía los espíritus hacían caer a los aldeanos en largas y terribles pesadillas. Se dice que para evitar la ira de los muertos vivientes, la gente además dejaba para ellos dulces a la puerta de sus casas. Posiblemente ese es el origen de la costumbre de ofrecer dulces a los niños que llaman a la puerta. También se cree que los pobladores se disfrazaban ellos mismos, para confundir a los espíritus, y que hacían hogueras, conjuros y diversos rituales para ahuyentar el mal. Fueron los Papas Gregorio III y Gregorio IV quienes intentaron cristianizar esta celebración pagana, y lo que hicieron fue trasladarla del 13 de mayo al 1 de noviembre, Día de Todos los Santos; es por eso que Halloween se celebra el 31 de octubre.

Se cree que fueron los primeros inmigrantes irlandeses, quienes llegaron a América del Norte en la época de la Gran hambruna irlandesa de 1840, quienes transmitieron algunas versiones de tan arraigada tradición, y que fueron ellos quienes difundieron, entre otras tantas costumbres, la de tallar calabazas gigantes (originalmente eran nabos), ahuecarlas y colocarles una vela dentro, para formar los farolitos hoy conocidos como “Jack-o’-lantern” (por remitir a la leyenda de Stingy Jack o “Jack el Tacaño”). Sin embargo, se piensa que  la festividad no comenzó a celebrarse masivamente en los Estados Unidos sino hasta 1921, año en que se celebró por primera vez un desfile de Halloween en Minnesota. Luego hicieron lo propio los otros estados. La fiesta fue adquiriendo progresivamente gran popularidad durante las siguientes décadas.

Halloween en la Actualidad

El día de Halloween es en la actualidad uno de los feriados más importantes en el calendario de Estados Unidos, cada año es celebrado por más de 150 millones de personas.

Pero sabemos que hoy en día es una celebración conocida y seguida en muchos lugares del mundo. La “internacionalización” de esta tradición obedece, en gran medida, al impacto y el poder de penetración que han tenido el cine y las series de televisión en las décadas de los setenta y ochenta. La imagen de niños corriendo por calles oscuras disfrazados de duendes, o llamando a las puertas de casas pidiendo golosinas, ha quedado grabada en la mente de cientos de personas. Un papel importante en este sentido ha tenido la película La Noche de Halloween, dirigida por John Carpenter y estrenada en 1978, que ha representado un hito en la historia del cine de terror.

La tradición de que los niños salgan disfrazados con trajes negros en los que se estampan calaveras blancas y vayan llamando de puerta en puerta pronunciado la frase “Trick-or-treat” (cuya traducción literal sería “truco o trato”) surge también de la leyenda de que los espíritus malignos van vagando por el pueblo y llamando de casa en casa. Se dice que lo mejor es “hacer trato” sin importar su costo, pues de no hacerlo, el espíritu usaría sus poderes para “hacer truco”, esto es, maldecir la casa y a sus habitantes, enviándoles diversos infortunios (enfermedades, muerte del ganado, incendios). Aunque “trick” se acostumbra a traducirlo como “truco”,  en verdad no se trata de un truco, sino más bien de “un susto” o “broma”, si el niño no recibiera sus golosinas. O sea que la expresión más acertada sería “dulce o susto”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>