Significado de Iglesia

¿Qué significa “iglesia”?

El vocablo “iglesia” proviene de la palabra en latín “ecclesia”, la cual a su vez procede del término griego “ἐκκλησία” (“ekklesia”), que significaba “asamblea”. Sucede que en Atenas, la ekklesia era la asamblea de ciudadanos que se reunían para discutir asuntos públicos. Asimismo, ekkaleim en griego significa “llamada, invitación”, es decir, se asocia esta palabra a la idea de una llamada a la participación.

Se trata de una palabra polisémica, esto es, con varios significados, pues en la actualidad se designa como iglesia, por un lado, al edificio público destinado al culto cristiano, donde se celebra la misa y otros servicios religiosos (bautismos, bodas), así como donde se practica la confesión y ceremonias litúrgicas de distinto tipo.

(Iglesia es un término polisémico)

(Iglesia es un término polisémico)

Pero también, se entiende por Iglesia a la institución que representa al conjunto de personas que profesan la fe cristiana, y también al cuerpo de clérigos que forman parte de la jerarquía y se ocupan de los asuntos referidos a la práctica de esa fe, al igual que de sus relaciones con los demás componentes de la sociedad. Nótese que en esta última acepción, se escribe con inicial mayúscula.

También se designa con esta palabra escrita con inicial mayúscula a las distintas ramas surgidas después de la Reforma luterana que tuvo lugar en Alemania en el siglo XVI y que derivó en el cisma de la Iglesia católica, originando así la Iglesia luterana, la Iglesia anglicana, la Iglesia presbiteriana, y otras menores.

En el Código de Derecho Canónico se define a la iglesia como “el edificio sagrado destinado al culto divino, al que los fieles tienen derecho a entrar para la celebración, sobre todo pública, del culto divino” (CDC 1214). También señala como lugares sagrados los cementerios o camposantos. Se pueden distinguir diferentes tipos de iglesias, con distinto nivel de jerarquía, estas se describen a continuación.

Las iglesias, siempre abiertas a la oración

La más importante es la Catedral, que sería la Iglesia Madre de una Diócesis, y a su vez sede del Obispo. Por cada diócesis existe sólo una catedral.

Basílica es un lugar especial de culto que opera como santuario y tiene la obligación de dar culto continuado. Existen sólo cuatro basílicas mayores, todas ellas están en Roma: la Basílica de San Juan de Letrán, que es la catedral del Papa como obispo de Roma, la Basílica de San Pedro del Vaticano (asignada antiguamente al Patriarca de Constantinopla y hoy usada por el Papa como cabeza de la Iglesia Católica), la Basílica de Santa María la Mayor, otrora asignada al Patriarca de Antioquia, y finalmente, la Basílica de San Pablo Extramuros, asignada en la antigüedad al Patriarca de Alejandría.

Una capilla es un lugar de culto que puede estar formando parte de una edificación más grande o bien puede ser una construcción totalmente independiente. Es un templo que se encuentra dentro de un territorio parroquial, pero que no es el templo principal.

Se cree que este nombre proviene de la capa que los reyes de Francia llevaban antiguamente a la guerra y hacían colocar en una tienda de campaña (al cuidado de esas valiosas capas quedaban los “capellanes”). También se vincula el origen de esta palabra con la palabra latina capella que significa cabra: era costumbre cubrir con pieles de animales las ermitas y pequeñas iglesias, por lo que se pasó a llamar capella a todo edificio cubierto con pieles de cabras.

La parroquia es el lugar generalmente vinculado con la vida eclesial cotidiana, como la administración de los sacramentos. Típicamente es la iglesia que, con su párroco al frente, atiende a diario a su feligresía.

Un santuario es un lugar sagrado al que, por un motivo específico, acuden en peregrinación numerosos fieles, con aprobación del Ordinario del lugar. Existen santuarios nacionales (aprobados por la Conferencia Episcopal) y santuarios internacionales (aprobados por la Santa Sede).

Otro tipo de iglesias, menos comunes aunque no por eso menos importantes para algunos fieles, son los oratorios y las ermitas. Los primeros son lugares destinados al culto divino con licencia del Ordinario. Las ermitas son pequeños templos, generalmente ubicados en lugares de pocos pobladores y por lo tanto de poca concurrencia.

No es común que en las ermitas se celebren ceremonias religiosas ordinarias; más bien suelen ser visitadas en determinadas ocasiones. Por ejemplo, en Concarán, provincia de San Luis, existe una importante cantidad de ermitas consagradas a la Virgen María.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>