Significado de Igualdad

¿Qué significa “Igualdad”?

La palabra igualdad debe su etimología al latín aequalitas, lo que significa “llano” o “equilibrado”. La primera acepción del término tiene que ver con lo proporcional, con aquello que como un todo forma un campo consistente, pero que puede subdividirse y cuando lo hace, se reparte en partes efectivamente iguales. Por esto es que la palabra tiene una multiplicidad de acepciones, y veremos cómo a lo largo de la historia siempre ha conservado este eje semántico de proporcionalidad o armonía entre varios elementos.

(Igualdad. Ilustración)

Igualdad, un concepto matemático fundamental

La primera utilización del término se dio en el campo de la matemática, siendo la herramienta más importante que tiene esta ciencia. La igualdad matemática, que se simboliza con el signo “=”,  genera una relación de equivalencia entre dos términos, y a partir de que está asegurada esta igualdad se puede decir que lo que se le aplique a uno de los términos también puede aplicársele al otro persistiendo la igualdad.

Las operaciones salen de esta teoría, y a un nivel avanzado, también lo hacen las ecuaciones: a partir de esta noción, uno cuenta con recursos cada vez más avanzados para llegar a encontrar qué es lo que se esconde tras esa ecuación. En todos los casos la igualdad es la herramienta fundamental para la resolución de problemas. Existe en oposición a la igualdad la desigualdad.

Esta igualdad matemática tuvo una fuerte influencia en distintas disciplinas artísticas, especialmente en la plástica, la música y hasta la literatura y la poesía. Los pensamientos de Platón hablaban de que la belleza se encuentra en lo proporcional, y las expresiones artísticas de muchos de los más reconocidos escultores, pintores y músicos fueron en esa línea. Sin embargo, la difusión más importante del término no estuvo allí.

La igualdad de las personas

La introducción de la igualdad en un sentido social y político estuvo a cargo del pueblo francés liderado por la emergente burguesía que en el año 1789 derrocó a la tiranía del Rey Luis XVI instaurando el sistema republicano.

La idea central que se tenía en el proyecto político de la república era la de igualdad, en la medida que todas las personas tienen derechos y obligaciones ante la ley, pero hasta entonces no eran para todos las mismas. A partir de allí se empezó a usar el término para definir la ausencia total de discriminación entre los seres humanos en lo que respecta a los derechos.

Si bien la idea estaba clara y definida, el proceso de lucha por la igualdad recién comenzaba y no ha llegado a su fin ni siquiera en nuestra época: se venía de un contexto en el que el acceso a la política, a la libertad de culto y hasta a la libertad en sí misma estaban vedados para grandes grupos, a los que se los sometía mediante la esclavitud.

La igualdad, hoy

Si bien mucho fue lo que se avanzó, grandes cuentas pendientes quedan y la lucha por la igualdad está vigente en la actualidad. La igualdad de género es una bandera que se levanta en favor de que las mujeres, históricamente postergadas en cuestiones laborales y políticas, accedan de una vez a lugares tradicionalmente reservados para los hombres.

Grandes genocidios en la historia se practicaron (y se siguen practicando en zonas relegadas del mundo), sin contemplar a la igualdad como un derecho humano fundamental. La igualdad de oportunidades también es una asignatura pendiente en vastas regiones del planeta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>