Significado de Madurez

El concepto de madurez se utiliza habitualmente para calificar las actitudes de una persona, si éstas son centradas, dominadas por la razón y las decisiones suelen ser correctas, entonces se les denomina “personas maduras”. Por el contrario, si éstas se dejan llevar por las emociones, no suelen ser responsables y no cumplen con las conductas esperadas socialmente, entonces se le identifica como inmaduro. Pero ¿Qué es realmente la madurez?

La madurez es un concepto que se usa para referirse a un estado avanzado de desarrollo. Puede ser aplicado tanto a las personas, como a objetos o elementos.

Tipos de madurez

Este estado no se cumple de forma general en una misma persona, ya que los humanos tienen distintas áreas complejas como la cognición, lo biológico y fisiológico, la psiquis, las emociones, entre otros. Por ello hallaremos tipos de madurez según aristas, como por ejemplo:

  • Madurez psicológica: hablar en este sentido es bastante difícil, pero básicamente consiste en alcanzar el máximo equilibrio. Tener capacidad de manifestar emociones, aceptarlas, aplicar la razón y ser consciente de los propios actos, con la capacidad suficiente para tomar decisiones.
  • Madurez emocional: se trata de la capacidad de tener el control de las emociones, no consiste en reprimirlas, sino en reconocerlas y manifestar la forma adecuada y asertiva.
  • Madurez sexualconsiste en el instante en que los cuerpos tantos de hombres como mujeres alcanzan el desarrollo de sus órganos sexuales al punto de tener ser capaces de reproducir.

Edad y madurez

Es probable que el común de las personas confunda estos dos conceptos, entendiendo que un sujeto adquiere madurez con los años. Sin embargo, esto está lejos de ser igual, aunque sí tienen cierta relación.

La edad es un factor que puede funcionar como indicador de la etapa vital en la que se espera que esté atravesando un individuo y las conductas asociadas a ello. Pero no siempre se cumple, el atravesar determinadas etapas fisiológicas y psicológicas, no es sinónimo de madurez. Un universitario puede haber alcanzado el suficiente rendimiento intelectual para lograr entrar a la formación profesional, pero dentro de la facultad puede tener conductas irresponsables y no sólo en este ámbito, sino que en otros aspectos de su vida.

A su vez, un chico menor de edad, puede verse “obligado” a ayudar a sus padres, quienes deben alimentar a la familia, no como obligación, sino de forma consciente, comprendiendo la importancia de su actitud responsable y las repercusiones de ésta.

Concepciones erróneas de la madurez

Si se le pregunta a la gente sobre qué esperan de una persona madura, probablemente algunas de sus afirmaciones se relacionen con lo siguiente:

  • Que no falle: pareciera que al tener más años, se espera que todo lo que se haga sea correcto, dejar de lado todo lo relacionado a lo malo y obrar de la forma correcta. Sin embargo, no dejaremos de equivocarnos, es parte de la vida, de las experiencias.
  • No sea vulnerable: también se piensa que debemos tener la suficiente fortaleza para dejar tentaciones, pero cuando se es maduro solo se cuenta con la capacidad de decidir qué hacer en diversas ocasiones, no depender de lo que dicen los adultos, como es el caso de los niños.
  • Determinante: que no cambie de parecer, sea firme y rígido. Pero esto no es beneficioso, lo ideal siempre es tener la capacidad de moldear las ideas, incorporando nueva información, procesándola y obteniendo ideas mucho más enriquecidas.

Características de una persona madura

Madurez

(Madurez.)

  • Profundidad: su contrario es la superficialidad. Ser profundo consiste en poder extraer lo que no está explicito de la información recibida. Apartar las apariencias para poder llegar al significado.
  • Constancia: se trata de dar continuidad a acciones para alcanzar objetivos, independientemente del tiempo que tarde y la fatiga que puede generar el seguir intentando. Puesto que la motivación es más grande.
  • Prudencia: se opone a la impulsividad. Tratar de reflexionar, tomarse un tiempo para pensar antes de actuar. Esto no asegura acertar siempre en las decisiones, probablemente fallaremos muchas veces, pero la reflexión facilitará reducir la probabilidad de errar, también permitirá ser conscientes de los actos y responsable de lo hecho.
  • Carácter: se podría decir que su opuesto son las emociones, pero no, ya que son ambos, parte fundamental de la conducta, de la expresión. Sin embargo, al hablar de carácter se habla de ser auténticos, consistentes, vivir en congruencia con lo que se es y permitir que las emociones aderecen la vida, no que la dominen.
  • Sacrificio: consiste en realizar esfuerzos para conseguir algo. Puede ser simplemente dar amor para que la persona a la que se ama, reciba la felicidad que quien ama, desea. También estudiar largas horas, trabajar constantemente, entre otros.
  • Apertura: es no cerrarse a lo nuevo, estar siempre con la disposición a recibir nueva información y probablemente modificar las ideas que se tienen, con el fin de avanzar según el desarrollo, las experiencias y las etapas en la vida.
  • Humildad: se trata de tener una visión realista, tanto de las capacidades como de las limitaciones.
  • Equilibrio: alcanzar la armonía, se relaciona directamente con la capacidad de discernimiento, ver los matices entre el blanco y el negro.
  • Independencia: tiene relación con hallar dentro de sí la brújula que guíe la conducta, sin depender de alguien más para tomar decisiones y actuar. Aunque no significa que no se oigan opiniones, sino de saber escuchar, pero procesar lo justo en función del propio ser.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>