Significado de Redacción

¿Qué es “redacción”?

La palabra redacción se refiere a la acción y el efecto de redactar, que como bien se sabe, es expresar por escrito lo que se tiene en mente. Es interesante comentar que en latín, redigere significaba reunir diferentes materiales destinados a la construcción o leños para encender el fuego.

Luego este verbo adquirió el valor general de “poner en orden”, de modo que puede entenderse a la palabra “redactar” como “poner en orden” lo que se va a decir.

(Redactar es expresar por escrito lo que se tiene en mente)

(Redactar es expresar por escrito lo que se tiene en mente)

Asimismo, redacción  es sinónimo de composición escrita sobre un tema cualquiera. Por eso es que una tarea típica que solicitan los maestros a sus alumnos en los primeros años de la escolaridad es hacer una redacción o una composición sobre algún tema, generalmente eligen temas de interés para los niños.

De esa manera los docentes evalúan cómo van progresando los alumnos en la adquisición del lenguaje y de las normas de expresión escrita, habilidad que resultará fundamental para el buen desempeño escolar y social del alumno en el futuro.

También se designa como redacción al plantel de redactores profesionales que contribuyen con sus escritos a lograr una publicación (revista, periódico, etc.) y al lugar físico donde aquellos trabajan. En una redacción suele haber escritorios, computadoras, teléfonos, equipos de fax, diccionarios, etc.

Redactar y escribir

Aunque “redactar” y “escribir” se suelen emplear como términos equivalentes, existe cierta diferencia, tal vez un tanto sutil. Una buena redacción es aquella que transmite un mensaje con claridad, ajustándose a una adecuada construcción sintáctica y respetando las normas ortotipográficas existentes.

Una buena redacción es esencial en textos escolares y universitarios, en obras jurídicas, en contratos y demás documentos públicos, en manuales de procedimiento, en instrucciones de todo tipo. En estos escritos el énfasis está puesto en lo que se dice, y no en el cómo se dice, y sobre todo en la eficacia, esto es, que el texto cumpla su propósito (informar, persuadir, etc.). Incluso existen ámbitos de redacción especializada, con pautas estilísticas bastante definidas, como ocurre en la redacción comercial o la redacción científica.

Cuando se habla de “escribir bien”, en general se alude a la expresividad literaria, a la estética que se le imprime a aquello que será leído por placer, y no por obligación o por una necesidad de orden práctico. Se podría decir que una correcta redacción exige un buen conocimiento de la lengua, en tanto que una buena escritura exige, además de conocer la lengua, conocer  el alma humana.

Planificar la redacción

Se consideran pasos o etapas esenciales para poder completar una redacción las siguientes: selección del tema, búsqueda de información, elaboración de un bosquejo, redacción de un borrador o versión preliminar, revisión, y por último, la redacción definitiva.

Con respecto a la modalidad de la redacción teniendo en cuenta el ámbito por donde circulará cada escrito, diferenciamos básicamente los siguientes tipos: redacción periodística, que es aquella destinada a informar; redacción administrativa o comercial, que es la que se emplea en las organizaciones y las empresas; la redacción académica, que es la utilizada en ámbitos científicos y de investigación (artículos científicos, tesis) y la redacción literaria. Más allá del tipo de redacción que sea, siempre debe existir coherencia y cohesión en lo que se redacta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>