Significado de Sagrado

¿Qué es “sagrado”?

La palabra sagrado hace referencia a todo aquello que un grupo humano considera digno de veneración y a lo que le tiene un respeto inconmensurable, puesto que lo relaciona intrínsecamente con la divinidad.

Durante toda la historia, los hombres fueron rindiéndole culto a diferentes dioses, con el fin de encontrar respuesta a algunas inquietudes existenciales, y en casi todos los casos la figura en la que creían no era algo que podían ver ni con la que podían hablar: se trataba, justamente, de un acto de fe.

Por lo tanto, la existencia de objetos o lugares vinculados con la divinidad siempre fue un asunto de interés que motivó respeto en las personas. Los templos y ciertas escrituras milenarias son los elementos más sagrados que tienen todos los credos más importantes, pero también lo son algunas costumbres, y las interpretaciones han extendido el concepto de sagrado y han incluido animales, ríos, montes, fechas y ciudades.

Lo sagrado, hoy

La pluralidad de credos que existen es una prueba cabal de que lo que se considera como sagrado ha sido definido un tanto arbitrariamente, respondiendo a los distintos tiempos y diferentes características de los grupos humanos.

En la mayoría de los casos se postulan como sagrados los elemento primigenios en el tiempo. Muy lejos de esos tiempos, se suele afirmar que las sociedades actuales han transformado al dinero en algo sagrado, dado el tiempo que muchos dedican a conseguirlo: a veces, la vida entera.

Esto se trata, de todos modos, de una simple concepción filosófica moderna que busca desafiar a lo sagrado, puesto que el dinero no provee una felicidad basada en la fe ni en la creencia.

Lo profano versus lo sagrado

El antónimo de la palabra sagrado lo representa el término profano. Con variantes según la cultura que se considere, las personas transitan su vida alternando entre lo sagrado y lo profano. En la Antigüedad, un mayor número de personas tenían contacto con lo sagrado.

Quienes hoy dedican sus días al estudio de las sagradas escrituras, por ejemplo, en verdad son más bien pocos; la mayoría de las personas dedican su vida a asuntos mundanos (trabajar, comprar lo necesario para el hogar, etc.), alejados de lo espiritual, propio de lo sagrado.

La capital de lo sagrado

En lo que a lugares sagrados se refiere, en el mundo existe un lugar sagrado por excelencia: la ciudad de Jerusalén. Esta es considerada una ciudad sagrada para las tres religiones monoteístas más importantes del mundo: el catolicismo, el judaísmo y el islam.

Cada una de ellas tiene motivos para considerarla uno de los lugares donde las páginas más importantes de su historia han sido escritas. Allí se estableció la capital del Reino de Israel; allí tuvo lugar la prédica, muerte y resurrección de Jesús y se encuentra el Santo Sepulcro, y fue esta la primera ciudad a la que los musulmanes dirigían sus miradas para rezar, como lo hacen hoy en día con La Meca, otra ciudad sagrada.

Los lugares sagrados para los tres credos se distribuyen sobre todo en toda la denominada Vieja Jerusalén, lo que motiva un importante flujo de turistas hacia esa ciudad casi todo el año, que llegan hasta allí para conocer la capital de lo sagrado en el mundo. El Ganges es un río sagrado en el hinduismo, y la vaca es su animal sagrado. El olivo es un árbol sagrado presente en el huerto de Getsemaní. Es símbolo de inmortalidad, resurrección y esperanza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>