Significado de Sutil

¿Qué significa “sutil“?

Lo sutil (del latín subtilis o subtile, que significa “delgado”, “delicado” o “exquisito”) refiere a aquello que es delicado, frágil, y tenue, o también a una persona que se caracteriza por su ingenio, su perspicacia y agudeza y que por lo tanto es capaz de comprender el sentido profundo u oculto de las palabras o las cosas.  Sutil es un adjetivo singular que toma su género del sustantivo al que acompaña.

Lo sutil es generalmente asociado a características como lo ligero, lo evanescente, lo grácil, lo suave, lo leve, y en ciertos casos incluso a lo inmaterial, a lo incorpóreo o a lo indeterminado. La sutileza, por ejemplo, se puede dar en el movimiento, refiriéndose a que los movimientos de una persona son delicados y gráciles; en la belleza, refiriéndose a que se produce una atracción leve y volátil al ver a esa persona; o en el lenguaje, en el sentido de que una persona hablar con doble intención sin que su interlocutor se percate de ello. 

La sutileza como talento

La capacidad de actuar, moverse o trabajar de manera sutil puede ser en muchos ambientes una habilidad valiosa y bien valorada. Por ejemplo, en la pintura y en el dibujo, una persona sutil puede ser capaz de aplicar trazos más finos y delicados en su obra que le permiten trabajar en un plano artístico de mayor complejidad técnica y expresiva.

De igual forma, en el deporte de alto rendimiento, la sutileza puede servir para desempeñarse mejor en la actividad competitiva en cuestión. En el fútbol, un jugador habilidoso es aquel que, entre otras cosas, es capaz de realizar pequeños movimientos sutiles con su cuerpo al moverse a altas velocidades, lo que le permite manejar la pelota con una mayor habilidad y así escapar a la marca del adversario. También en el automovilismo, los buenos reflejos y los movimientos sutiles asociados a ellos son vitales para un piloto que debe responder rápidamente a una situación dinámica.

La sutileza en el lenguaje

A nivel lingüístico, la sutileza puede implicar dos cosas diferentes pero asociadas:

  • Por un lado, puede implicar la habilidad de expresarse de manera comprensible para el interlocutor, escondiendo o no volviendo explícitas sus intenciones, sin que el otro se dé cuenta de ello. Por ejemplo, una persona sutil puede averiguar el estado emocional de otra persona a través de una conversación sin preguntar en ningún momento a la otra persona de manera directa por sus emociones.
  • Por el otro lado, una persona sutil puede ser también aquella capaz de comprender las intenciones y motivaciones de sus interlocutores sin que éstos se expresen intencionalmente en este sentido. De esta forma, la sutileza en el lenguaje puede darse tanto desde el punto de vista del emisor del mensaje (ocultar las intenciones propias) como desde el punto de vista del receptor del mismo (descubrir las intenciones ajenas).

La sutileza puede utilizarse también con la intención de evitar herir las emociones de otra persona y provocar una reacción negativa al comunicarle una noticia desagradable. De esta forma se puede sostener una conversación en una situación delicada sin generar conflicto: por ejemplo, cuando una persona debe comunicarle a otra que un ser querido acaba de sufrir un accidente, puede expresase de manera sutil para evitar asustarlo o alarmarlo innecesariamente.

En cualquier caso, no todas las personas tienen la misma habilidad para expresarse de esta forma. Esto se debe  a que la sutileza es una de las tantas formas en que se expresa la inteligencia emocional de una persona, es decir, sus capacidades cognitivas y emocionales que le permiten comprender, ser comprendido, influir y agradar a otras personas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>