Significado de Unción

¿Qué es “unción”?

Unción es un término proveniente del latín; idioma en el que unctio o unctionis se refiere a la acción de ungir, y ungere a la acción de untar. El verbo ungir describe el acto de aplicar aceite u otra sustancia grasa, extendiéndola por la superficie del cuerpo, así como el de signar con óleo sagrado a la persona que recibirá un sacramento o una categoría dignataria. De allí que en algunos países de Centroamérica, también se aplique ungir para aludir al acto de elegir a alguien para desempeñar un cargo de importancia.

La Unción en la historia

La idea de que la aplicación de ciertas sustancias puede conferir virtudes especiales aparentemente se origina en algunas costumbres ancestrales de ciertas culturas. En algunas tribus árabes de África se ungían con grasa de león para obtener coraje e inspirar temor y amedrentamiento en los animales.

Algunas comunidades permitían que sus hechiceros utilizaran grasa de difuntos en actos de consagración y homenaje a aquellos, y desde épocas muy pretéritas los reyes eran ungidos con aceites de distinto tipo en los rituales de coronación, también los sumos sacerdotes. En el hinduismo se aplica mantequilla de leche de vaca ─animal sagrado─  en las casas que han de ser habitadas por primera vez.  A veces se emplean óleos funerarios para ungir a los difuntos.

La unción como sacramento

En el cristianismo los enfermos son ungidos con aceites o bálsamos para su sanación, tanto frente a males físicos como espirituales. De hecho, las personas poseídas eran ungidas para lograr la expulsión de los demonios.

Asimismo, la unción es el sacramento que da la Iglesia para atraer la salud de alma, del espíritu y del cuerpo al cristiano en estado de enfermedad grave o vejez. La unción de los enfermos se denominaba antes extremaunción, dado que  la administraba el cura o el obispo solo in articulo mortis, es decir, cuando la persona estaba a punto de morir, acompañada de una oración litúrgica.

Actualmente este sacramento se puede administrar más de una vez, pero siempre frente a la persona grave. Según la doctrina cristiana, la unción une al enfermo a la Pasión de Jesucristo para su bien y el de toda la Iglesia, y obtiene consuelo y perdón por los pecados cometidos. La extremaunción lo prepara para el paso a la vida eterna.

Aceites mágicos

El aceite de mirra, de nardo, de oliva, de cedro y de almizcle son los más citados en los textos bíblicos. David fue ungido con aceite por el profeta Samuel, cuando Dios le reveló que Él lo había elegido para ser rey de Israel. Fue conocido luego como “el Ungido de Dios”.

En suma, las unciones de aceite se han empleado como señales de alegría o de respeto y en ritos de curación y de consagración. Los aceites perfumados se consideran símbolo de alegría.

Con el término “unción” se relaciona la palabra “ungüento”, que es aquella sustancia pastosa con la que se unta el cuerpo con alguna finalidad medicinal o cosmética. También es interesante decir que, contrariamente a lo que se puede pensar, el verbo “uncir” (que  significa atar o sujetar al yugo bueyes, mulas u otras bestias de trabajo) no se vincula con el término unción, pese a su similitud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>