Significado de Verdugo

¿Qué es “verdugo”?

Se conoce como verdugo a quien tiene por función ejecutar la pena de muerte o aplicar un castigo o tormento corporal a otras personas. Afortunadamente esta pasó a ser en la actualidad una ocupación muy infrecuente, pues la pena de muerte ha sido abolida en la mayor parte del mundo.

(Los verdugos llevaban vestimentas especiales)

(Los verdugos llevaban vestimentas especiales)

Cabe aclarar que esta es  la acepción más conocida del término, aunque también se le llama verdugo al renuevo o brote de un árbol. De hecho, estas dos ideas se vinculan en sus orígenes, dado que para azotar a los reos se utilizaba una vara de árbol que se cortaba verde, para que su golpe resultara efectivamente doloroso.

De allí el concepto de verdugo se extendió y pasó a aludir a la persona encargada de ejecutar tales azotes y, más tarde, al individuo que tenía por misión aplicar cualquier tipo de tormento, incluyendo  la pena de muerte. En ocasiones se llama a los verdugos “ajusticiadores”, por asumir que aplicando los castigos se está haciendo justicia.

Verdugos en la historia

Casi todas las culturas en algún momento recurrieron a la figura del verdugo, la cual se institucionalizó en la Europa medieval y persistió hasta bien entrado el siglo XIX.

En la antigua Roma a veces los esclavos eran obligados a cumplir tareas de verdugo. La identidad del verdugo era protegida mediante el uso de un atuendo especial que lo cubría casi enteramente, por lo general de color negro y con una capucha, de manera que solo se le veían los ojos.

En algunas sociedades los verdugos gozaban de ciertos privilegios, como una buena paga y un sitio reservado en los cementerios, mientras que en otras eran relegados o discriminados, por ejemplo, tenían que vivir fuera de las ciudades.

Los verdugos no eran admitidos en los gremios ni podían llegar a ser sacerdotes. A menudo era un “oficio” que pasaba de padres a hijos. En épocas negras de la historia de la humanidad en lo que al respeto por las ideas se refiere, como  durante la Inquisición, la Revolución Francesa o la Guerra Civil Española, los verdugos fueron quienes se ocuparon de “poner manos” a lo que dictaminaban los tribunales entonces vigentes convirtiéndose en ejecutores al servicio del Estado o de algún sector político o social, procediendo a llevar a la muerte (mediante decapitaciones, por ejemplo) o a infligir torturas de diverso tipo, a fin de obtener la confesión del acusado. Un verdugo puede ser considerado un asesino “autorizado”.

Verde y verdugo

La palabra verdugo, curiosamente, es una más de una gran familia de palabras y todas ellas derivan del término “verde”, que es el color característico de la vida vegetal, y que parece estar tan lejos de todo tormento.

Tal es el caso de “verdín”, esto es, la pátina verde que se va formando en las aguas estancadas, en las paredes y en diversos lugares húmedos por crecimiento de musgos; también de “verdura” y de “vergel”.

De la palabra verdugo se deriva el verbo “verduguear”, que en la Argentina se usa de manera coloquial para referirse a la acción de humillar con las palabras a alguien, recurriendo a cargadas o a dichos incisivos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>